Cómo promocionar tu trabajo

“Me gusta mi trabajo pero me resulta difícil venderlo”. Esta frase suele aparecer en múltiples ocasiones durante charlas con profesionales independientes, lo mismo si son diseñadores, informáticos, contadores, emprendedores, etc.

Esto no es un problema nuevo, en el siglo XIX el escritor francés Honoré de Balzac, señalaba que: “El gran problema que tienen que resolver los artistas es cómo hacerse notar”.

Como lo afirma la escritora y conferencista Brené Brown: “Para que la conexión se produzca, tenemos que dejarnos ver, hacernos ver de verdad”. Y que mejor escaparate que internet, para mostrar nuestro trabajo, un lugar donde podemos ir más allá de la geografía y los husos horarios.

Quizá tienes dudas de cómo hacerlo, en esta ocasión te comparto diez estrategias que Austin Kleon, autor del libro Roba como un artista, ha desarrollado para hacerse notar, aunque están pensadas para artistas y creativos, funcionan para todos los sectores laborales, ponlos a prueba y verás.

  1. No hace falta ser un genio. Nada resulta tan negativo para la creatividad que pensar que eres un genio solitario e incomprendido. Piensa que aquellos personajes que admiras forman/formaron parte de un entorno que los inspiró y retroalimentó. Si sientes que no cuentas con ese espacio creativo en tu ciudad, recuerda que internet te abre la puerta al mundo, ahí encontrarás blogs, recursos, consejos y personas que comparten tus mismos intereses.
  2. Piensa en el proceso, no en el producto. Existe una creencia que nos lleva a realizar nuestro trabajo en forma secreta, solo mostrando el producto final. Este pensamiento pertenece a una era predigital. En la actualidad tienes a la mano los recursos necesarios para compartir tu proceso de creación, el desarrollo de tus ideas. Al compartir tu trabajo cotidiano y las cosas que realmente te importan, puedes construir un vínculo único con tu público. Documenta todo lo que haces.
  3. Comparte algo pequeño cada día. Todos los días, revisa el resultado de tus actividades diarias, y escoge algo que puedas mostrar. Si aún está en las fases iniciales puedes compartir tus motivaciones o tus fuentes de inspiración. Si te encuentras en medio del desarrollo, comparte tu metodología o una parte del proceso. Si ya acabaste, muestra el producto final. Una publicación diaria es mucho mejor que un currículum o un portafolio de trabajo. Ya sea que tengas un blog o en tus redes sociales, siempre responde a la pregunta: ¿En qué estás trabajando?
  4. Abre tu gabinete de curiosidades. Antes de estar preparado para dar el gran paso a compartir tu trabajo, puedes mostrar tu gusto por el trabajo de otros, como la música que escuchas, los libros que lees, las cosas que coleccionas. De esta forma muestra quién eres y lo que haces.
  5. Cuenta buenas historias. Si eres de los que suelen afirmar mi trabajo habla por sí mismo, es tiempo de que te lo replantees. Los seres humanos queremos saber de dónde vienen las cosas, cómo surgen, quién las hizo. Las historias que cuentas sobre tu trabajo generan un impacto en la respuesta de la gente, lo que afecta la valoración del mismo.
  6. Enseña lo que sabes. Piensa en eso que puedas compartir de tu proceso de trabajo y que pueda resultar útil a las personas a las que quieres llegar ¿Qué puedes contar al mundo que resulte educativo y promocional? No temas develar algunos secretos, esto solo te posicionará como un experto en el tema, un referente de tu sector, abonando en favor de una imagen positiva.
  7. No te conviertas en SPAM humano. No te limites a impartir sabiduría, ni caigas en la autocomplacencia. Aprende a escuchar a aquellos que te siguen, por ahí puede surgir una colaboración, quizá logres enriquecer tu trabajo. Se respetuoso y considerado. No te cierres. No dejes de aprender. No te preocupes por cuantos te siguen, mejor preocúpate por alguien que valga la pena seguir. Sal de la red y comparte en el mundo real.
  8. Aprende a encajar golpes. Cuando muestras tu trabajo al mundo tienes que prepararte para lo bueno y lo malo. Cuanta más gente conozca tu trabajo, más críticas recibirás. Aprovecha la crítica para mejorar. No lo tomes como algo personal, tu trabajo es algo que haces, no quien eres.
  9. Véndete. Solo cuando estés seguro de que puedes ofrecer un producto lo suficientemente bueno y hayas logrado una buena base de seguidores puedes comenzar a pensar en recaudar fondos. Puedes solicitar donaciones, iniciar una campaña de crowdfunding, o vender productos o servicios. No tengas miedo a vender tu trabajo, pero siempre bajo un precio justo.
  10. Persiste en tu empeño. Quienes consiguen lo que quieren suelen ser aquellos que permanecen el tiempo suficiente para conseguirlo. Es muy importante no tirar la toalla antes de tiempo. Sigue trabajando en diferentes proyectos, así estarás preparado para cuando el éxito toque a tu puerta.

Así que…¡No esperes más y date a notar! Recuerda que una de nuestras asistentes virtuales de Octhopus siempre te puede ayudar.

 

 

¡En 2 horas termina el trabajo de todo el día!

Portada_libro_nuevo
Odiamos el spam. Tus datos están protegidos dentro de nuestro aviso de privacidad. Powered by ConvertKit